jueves, 24 de mayo de 2012

Los inmigrantes se sienten más integrados en España que en el Norte de Europa

Los inmigrantes legales establecidos en España se sienten más integrados que los establecidos en países europeos del norte gracias a la facilidad para resolver trámites burocráticos como pedir la residencia o la reagrupación familiar, encontrar trabajo y aprender el idioma.
Por contra, consideran que obtener la residencia no les beneficia especialmente, aseguran estar sobrecualificados para su puesto de trabajo y las condiciones laborales impiden que mejore su formación.
Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta de Ciudadanos Inmigrantes que recoge la opinión de los inmigrantes sobre las facilidades y dificultades que han encontrado a la hora de integrarse en 15 ciudades de siete países europeos (Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Italia y Portugal).
La encuesta ha sido realizada por la Fundación Rey Balduino y el Migration Policy Group, con la colaboración del Centro de Estudios y Documentación Internacional de Barcelona (CIDOB) y del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que han analizado la situación de los inmigrantes en Madrid y Barcelona.
El estudio se centra en analizar la percepción de los inmigrantes sobre cuestiones tales como la obtención del permiso de residencia, la nacionalidad, la reagrupación familiar, el mercado de trabajo, la participación social o la educación.
En la presentación del informe, el director del CIDOB, Jordi Vaquer, ha subrayado que "los resultados son sorprendentes porque muestran que la visión de los inmigrantes es más positiva de lo que cabría esperar" pese a que la encuesta fue realizada a finales de 2011.
Según Vaquer, para valorar dicho optimismo hay que tener en cuenta que "los inmigrantes suelen ser más optimistas y más luchadores que la media de los nacionales", y que la encuesta deja fuera la opinión de los inmigrantes irregulares y se centra solo en los legales establecidos en grandes ciudades.

Datos de la encuesta

Así, la encuesta revela que, pese a la crisis económica, entre el 65 y el 70% de los inmigrantes entrevistados en las ciudades españolas están trabajando, una cifra superior a la recogida por ejemplo en Bélgica o Francia; lo que no pregunta la encuesta es si dicho trabajo es legal o irregular.
Los principales resultados en España revelan aspectos positivos como el que los inmigrantes afirman haber encontrado pocos problemas a la hora de solicitar la residencia permanente, la nacionalidad o la reagrupación familiar y dicen tener menos dificultades para encontrar trabajo que en otras muchas ciudades europeas.
No obstante, también señalan que los principales problemas a la hora de encontrar trabajo son los contratos temporales y los empleos en la economía sumergida, pero afirman que hay una escasa incidencia de discriminación.
Los inmigrantes en España también apuntan una mayor facilidad para aprender el idioma que en otros países europeos y valoran los programas de integración.
Por contra, la mayoría de los entrevistados asegura que conseguir la residencia permanente no les ayudó en la obtención de empleo, reportan dificultades para convalidar sus titulaciones y uno de cada tres asegura estar sobrecualificado para su puesto de trabajo.

Texto: 20 Minutos