sábado, 5 de febrero de 2011

La cifra de población está inflada en un millón de personas

CHARO NOGUEIRA - Madrid - 05/02/2011

Un millón de personas de más. El padrón municipal, con el que se establece la cifra oficial de población, tiene los datos inflados, según admiten en el Instituto Nacional de Estadística (INE), el organismo que lo supervisa. "Somos 46 millones de habitantes ahora", afirma el subdirector general de Estadísticas Sociodemográficas, Antonio Argüeso. Pero el número oficial es de 47 millones.
El INE cotejará esos números con los del próximo censo, que se actualizará con encuestas anuales para aquilatar mejor las grandes cifras y tener información sociodemográfica actualizada. A medio plazo, Estadística pretende que la cifra oficial de la población total de España y la de las comunidades autónomas se fije con esa herramienta.
Los números del padrón, que previsiblemente no coincidirían con los de las actualizaciones censales, solo marcarían los habitantes de cada municipio. El padrón municipal incluye "entre un 3% y un 4% de dudosos", según el subdirector general. Ello se debe en gran medida a los numerosos ciudadanos extranjeros que abandonan España sin darse de baja en sus municipios de residencia.
Otro elemento es la lentitud del proceso para registrar las defunciones. Desde 1996, España tiene un sistema de padrón continuo que gestionan -y deben actualizar- los Ayuntamientos. De la cifra de población que arroja este registro depende la financiación estatal que reciben los consistorios, a menudo reacios a registrar bajas, según han criticado frecuentemente los demógrafos. El padrón es también la base para establecer el censo electoral.
Habitualmente, los censos, que se realizan cada 10 años, permiten afinar las cifras de población. Suelen reducir los números padronales. "El de 2001 rebajó en 800.000 personas la población española", recuerda Argüeso. Esa reducción solo tiene efectos estadísticos: la cifra oficial de población es la del padrón. La del censo se utiliza para estadísticas internacionales (Eurostat, sobre todo), para el diseño de grandes encuestas o para estudios sociodemográficos pormenorizados.
Si se cumplen los planes del INE, el censo, que por primera vez se realizará este año con una encuesta al 10% de la población en lugar de puerta a puerta, cobrará a partir de ahora más protagonismo para afinar las cifras de habitantes. Numerosos demógrafos coinciden con el INE en que el padrón está inflado.
Estadística quiere establecer el cotejo continuo de la población que arroja el padrón con una encuesta que actualizará el censo todos los años desde 2011. Con entrevistas al 1% de los ciudadanos, este censo continuo cada 12 meses permitirá aquilatar mejor las grandes cifras, dice Argüeso. Además aportará una puesta al día sistemática de otros datos estructurales relevantes, tanto sociodemográficos (estructura de los hogares, por ejemplo) como de vivienda. El subdirector general apuesta por que cuando esté en marcha esa actualización continua, la cifra oficial de población sea la del censo tanto a nivel nacional como autonómico. Para los Ayuntamientos regiría el padrón. Asegura que el cambio no tendría repercusiones en una de las grandes batallas de algunas comunidades autónomas, su cifra de población. De ella depende en parte la financiación que reciben del Gobierno central.