miércoles, 9 de febrero de 2011

Otras bodas

Las bodas siempre han significado acontecimientos sociales de gran magnitud. Ya sean ceremonias religiosas, simbólicas, civiles, … la historia y las tradiciones milenarias que llegan hasta nuestros días, nos muestran la importancia de la unión matrimonial. En cada país, en cada religión, en cada cultura se celebran matrimonios sujetos a miles de gestos simbólicos heredados de generación en generación. Pero si te fijas, todas las uniones tienen algo en común: la fiesta que le sigue.


Matrimonio Gitano
La boda es una de las grandes fiestas que celebra la comunidad gitana. Los novios se casan por el rito evangelista o católico por la mañana. Según la tradición gitana, los novios tienen que llegar vírgenes al matrimonio- aunque dicen que el hombre tiene la libertad de llegar virgen o no, según su propia elección personal -. La pureza es algo que los gitanos valoran de una forma exquisita. Una figura muy importante en la celebración de una boda gitana es la conocida como “ajuntaora”. De gran tradición familiar, esta mujer es la encargada de comprobar el día de la boda si la novia es virgen mediante la prueba del pañuelo. Este pañuelo blanco, de medio metro de largo, con unas rosas y una tira bordada , será exhibido a los invitados, manchado con la sangre de la desposada, y será el símbolo de la legitimidad del matrimonio. En este momento, en que la novia es alzada en brazos por los invitados como señal de alegría, se entona un cante denominado “alboreá”, cuyo significado exacto nunca ha sido definido satisfactoriamente. Unos opinan que sus versos no tenían ninguna relación con las bodas. Otros creen que su nombre proviene del hecho de que a menudo se canta a los novios al amanecer.
El arte y la alegría que rodean a este pueblo hace que sus celebraciones se prolonguen durante días enteros en que los novios e invitados disfrutan de auténticos recitales de cante y baile flamenco.


Matrimonio Judío
Las bodas judías rebosan simbolismo, tradición y belleza. Todos sus gestos tienen una historia detrás, todo está medido y calculado. La ceremonia en sí resulta espectacular para el que la vive como espectador por primera vez, y las fiestas de los días anteriores, en que se reúnen las mujeres y los hombres por separado, resultan divertidas y entrañables. Uno de los momentos más importantes en el casamiento es la entrega del anillo. Es este acto, y no las bendiciones del rabino lo que transforma a los novios en marido y mujer. La entrega del anillo por parte del novio simboliza el lazo de amor eterno entre marido y mujer y la protección que recibirá por parte del varón durante toda su vida. Otra de las famosas constumbres judías es la rotura por parte del novio de una copa de vino –aplastándola con el pié- al concluir la ceremonia. El sentido es recordar la destrucción de Jerusalem y del Templo. El hombre es como el vidrio: si se rompe se le puede volver a fundir y a soplar. Con este símbolo recuerdan la mortalidad del hombre y su capacidad de reproducción.


Matrimonio Hindú
Toda la ceremonia hindú, llena de símbolos y prácticas que tienen por finalidad enseñar a la pareja lecciones para su vida futura en común, gira en torno al Dios Brahman. Al no ser una religión dogmática, no prohibe el matrimonio entre personas de creencias distintas. En el ritual de boda hindú, en el que siempre están presentes la reencarnación y el universalismo, es muy importante el momento en el que los novios completan siete vueltas alrededor del fuego sagrado. A continuación recitan y cantan algunos textos sagrados para invocar las bendiciones a la unión de la pareja.
La riqueza en el vestuario y colorido de los novios es espectacular. La novia suele vestir de rojo, con múltiples adornos y bordados en hilo de oro, y profusamente recargada de joyas y abalorios. El novio, como muestra de aceptación de la novia, ata un collar de flores alrededor de su cuello para simbolizar su felicidad y su fidelidad. Para indicar el nuevo estado de su esposa, rocía su pelo con un polvo de color rojo, lo que indica que esa mujer ya está casada. Curiosamente, al igual que en nuestras celebraciones, los novios, al acabar la ceremonia reciben la “lluvia “ de arroz como símbolo de prosperidad.


Matrimonio Budista
El budismo, como religión en sí, no cuenta con ningún tipo de rito matrimonial, por lo que para celebrar las uniones se toman diferentes tradiciones orientales basados en la búsqueda del nirvana. Uno de los ritos más utilizado es la predicción astrológica. Todo lo relativo al compromiso y boda de los novios es “dictado” por los monjes, que previamente han realizado e interpretado las cartas astrales de los novios. La pareja debe colocarse junta , en una postura de total respeto, la conocida como “wai”, para recibir la bendición del monje budista. Verdaderamente no es un rito de boda, sino de bendición de una pareja. Como ofrenda, se suele ofrecer comida al dios Buda y a los monjes. Como agradecimiento a esta ofrenda, el monje que dirige la ceremonia, unge a los novios con polen y agua sagrada.