domingo, 1 de mayo de 2011

Dossier sobre integración de inmigrantes en países europeos

El proyecto tiene su origen en la última Presidencia Española de la Unión Europea.

La Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración publica un dossier comparativo que muestra cómo se lleva a cabo la integración de inmigrantes en 25 de los Estados miembros de la Unión Europea y en Noruega.
Del documento se infiere que la integración positiva de la población inmigrante beneficia a la cohesión social tanto en términos culturales como económicos.
El trabajo que ahora se presenta viene a completar y ampliar, a petición de los propios Estados miembros, el presentado en la IV Conferencia Ministerial sobre Integración `La integración como motor de desarrollo y cohesión social´, celebrada en Zaragoza durante los días 15 y 16 de abril del pasado año, con motivo de la Presidencia Española de la UE.
En el nuevo dossier se explicitan las políticas de cada país relacionadas con el capital humano: adquisición de la lengua, programas de formación y mediación, y reconocimiento de cualificaciones.
También se incluye una breve información de las características sociodemográficas de la inmigración en cada uno, y la descripción de políticas relacionadas con el mercado laboral: estructura del propio mercado, características de los trabajadores inmigrantes y oportunidades de empleo para ellos; la vivienda y la participación en la sociedad civil.
En el caso de España, el informe pone de manifiesto la relevancia de los instrumentos de cooperación entre los distintos niveles de la Administración en materia de inmigración, dado que la aplicación de las políticas de integración se lleva a cabo básicamente a nivel autonómico y local. Entre ellos destaca el `Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración´, impulsado en 2007. La Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración aprobará en breve un segundo `Plan Estratégico´, bajo el cual se desarrollará la política de integración hasta el año 2014.
El dossier presentado ahora es un proyecto cofinanciado por la Unión Europea -a través del Fondo Europeo para la Integración de Nacionales de Terceros Países- que se ha desarrollado gracias a la cooperación de la Comisión Europea, a la colaboración de los Estados miembros y al apoyo del Consejo Transatlántico para las Migraciones.