lunes, 11 de febrero de 2013

Pop Islámico (Documentos TV)



Se llama Abu Haiba y ha hecho realidad el sueño de su vida: renovar el Islam a través de la música. Hace tres años dio con la fórmula y puso en marcha un canal musical que mezcla pop y religión: 4Shbab, un canal con sede en El Cairo que se publicita como 'la MTV del Islam'. 
En 4Shbab la religión musulmana se canaliza en forma de vídeos musicales, festivales y concursos que tienen por objeto difundir el mensaje divino en el lenguaje de los jóvenes. Se trata, en palabras de Haiba de hacer que Dios llegue a todos aquellos, que no escuchan los sermones en las mezquitas. 
El mismo enfoque innovador del Islam lo ha promovido en el ámbito de la moda Yasmine Mohsen, modelo en la portada de muchas publicaciones, que impulsó los desfiles de la mujer musulmana con atuendos occidentales combinándolo con su mayor signo de identidad: el velo. 

Críticas en los sectores más reaccionarios 

Abu Haiba y Yasmine arriesgaron a la hora de renovar el rostro del Islam y sus iniciativas les han valido numerosas críticas por parte de los sectores más reaccionarios y de las autoridades religiosas. “Todo esto es el Islam americano, el que se nos quiere imponer” afirma indignado uno de los jeques más influyentes de la sociedad egipcia en este documental. 
Los reformistas insisten en que todo lo nuevo da miedo, sobre todo cuando se toca la religión y el velo islámico. Por ello, instan a la sociedad a dar un paso adelante en la conservación de sus costumbres cambiando las formas. “Las mujeres quieren desfiles decentes y los jóvenes quieren videoclips, que estén dentro del respeto a la tradición musulmana”, nos cuenta Yasmine. 

El papel de las mujeres y los jóvenes 

“Pop Islámico” refleja muy bien las incipientes transformaciones sociales que se están produciendo en el mundo musulmán por parte de las mujeres y de los jóvenes. Pero a la vez, se muestra también, cómo la renovación choca con los guardianes de la ortodoxia, que han visto en estos cambios, un ataque directo a sus intereses. 
Aún queda camino por andar en la cultura musulmana como aseguran Abu Haiba y Yasmine. Ninguno piensa ceder a la presión de la parte más poderosa de la sociedad, máxime cuando ahora muchos países se debaten entre las diferentes maneras de entender el Islam.