martes, 24 de agosto de 2010

¿Cómo formar líderes interculturales?


En tiempos de negocios globales, los líderes dirigen equipos de personas de diferentes culturas. Así, es necesario desarrollar una nueva habilidad: la inteligencia cultural. En las últimas dos décadas, grandes cambios producidos en el mundo de los negocios han aumentado la necesidad de dirigir grupos de culturas diferentes. Esto que en principio no se atiene a lo que tenemos como presupuesto cuando tratamos el tema de la inmigración extranjera en España es uno de los grandes retos y tambien una de ls mayores oportunidades que nos ofrece este fenómeno.
Por un lado, se ha experimentado una afluencia de mujeres e inmigrantes muy preparados académicamente. Por otro lado, los trabajadores de la nueva generación tienen valores diferentes: quieren más tiempo para dedicar a la familia, y un ambiente laboral mejor y más justo. Finalmente, la globalización de los negocios empuja a cruzar fronteras, y a menudo se trabaja con clientes de otras regiones. Estamos en un mundo cada vez más globalizado, el hecho que estamos contemplando en estos momentos solo es una parte de un proceso mucho más complejo, de más calado y de mayor duración temporal.
Es por eso que los líderes de hoy en día deben realizar sus tareas en equipos complejos y diversos. Y, para ser efectivos, necesitan cultivar la "inteligencia cultural". Cuando hablamos de ella nos estamos refiriendo a un modelo de inteligencias múltiples en el cual la "inteligencia cultural" seria una más de las que seria necesario desarrollar y trabajar con ella para poder actuar de forma adecuada dentro de equipos de trabajo interculturales.

Considerar los supuestos imperceptibles
Los empleados de distintos entornos aportan valores diferentes al trabajo. Y los líderes deben ser concientes de que las culturas están ligadas a unos supuestos básicos que, con frecuencia, se dan por sentados. Comprenderlos resulta, entonces, crucial.
Por ejemplo el término "deadline" (fecha límite), por ejemplo, tiene significados diferentes en distintas culturas. En los Estados Unidos, significa "una fecha de entrega acordada". En América Latina, significa "dentro del plazo estimado". En entornos de trabajo diferentes las palabras tiene usos diferentes; por ejemplo, no es el mismo el lenguaje que se utiliza en el mundo de la informática en América Latina que en España, los españoles no entendemos que significa aquello de: "botear el computador" porque solemos usar el termino de: "iniciar el ordenador". Y esto no sucede tan solo entre españoles e inmigrantes sino tambien entre los mismos inmigrantes. Podemos por tanto estar interpretando términos relacionados con el mundo laboral que necesitan varios niveles de interpretación adecuados a perspectivas culturales y de formación variadas.
Por esta clase de diferencias, es necesario aplicar ciertas herramientas formar conciencia cultural en organizaciones con grupos de trabajo diversos.

Programas de formación intercultural
La formación de la conciencia cultural puede ayudar a los líderes a adoptar el comportamiento adecuado según la cultura con la que interactúen. Este conocimiento se adquiere, inicialmente, a través de la adquisición de idiomas y la lectura de libros, pero esto por si mismo no es ni con mucho suficiente, hay que ir más alla porque se ha de contar con experiencia intercultural y formarse de forma rigurosa en asuntos relacionados con la materia.
Una técnica que podemos emplear es la del "asimilador cultural", una actividad que proporciona a los participantes "incidentes críticos" en los que participan personas de diferentes culturas.
Un ejemplo de lo que proponemos seria el siguiente: Un ejecutivo europeo se reúne con un residente local en un país asiático. Cada evento que sucede en la reunión se acompaña de varias interpretaciones alternativas sobre el comportamiento de la persona local. Los alumnos escogen una interpretación y, posteriormente, reciben la valoración de su respuesta. Cada incidente crítico es creado para resaltar conceptos culturales específicos. El objetivo final de este ejercicio consiste en formar a los participantes para que puedan interpretar los hechos en forma similar a la manera en que lo harían los individuos de la cultura de llegada.

Programas basados en la experiencia
Las actividades señaladas en el apartado anterior, proporcionan una base para poder comprender una cultura. Sin embargo, se necesita algo más para incrementar la disposición mental de una persona y adquirir conciencia cultural. Y aquí entran en juego los programas basados en la experiencia.
En ellos, participantes de la misma o de diferentes culturas se reúnen y comparten distintas, pero igualmente válidas, perspectivas sobre diferentes aspectos del mundo. Cada uno presenta historias y mejores prácticas desde su propia visión cultural.
Los programas basados en la experiencia destacan la importante diferencia que existe entre aprendizaje y desarrollo. Una cosa es aprender sobre las diferencias. Otra muy diferente es cultivar comportamientos que acepten o, aún mejor, valoren estilos de personalidad o visiones del mundo diferentes, de manera que se lleguen a apreciar los puntos de vista alternativos.
En este marco, un programa de concientización puede servir para que los líderes se conozcan a sí mismos, exponiéndolos a una serie de personas y puntos de vista diferentes de los propios.
La realización de voluntariados en ONGs o la participación en deportes de aventura donde se fomenta el espíritu de equipo (como la escalada, el trekking o similares) son algunos métodos que ayudan a abrir la mente.

La experiencia personal
A la hora de elegir personas para liderar equipos interculturales, las empresas deberían sopesar la experiencia personal. Los individuos que cuentan con la experiencia de haber cruzado fronteras suelen adaptarse mejor al trabajo en otros países. Este es un hecho a tener en cuenta, incluso si el trabajador no se moverá de su país, pero tendrá que realizar tareas interculturales con regularidad.
Algunas multinacionales transfieren rutinariamente personal directivo a otros países, precisamente con la intención de adquirir habilidades para trabajar con otras culturas. En definitiva, en una economía global e interconectada, las empresas deben incluir la inteligencia cultural como parte de la estrategia de desarrollo del liderazgo.

Fuente: Iese Insight - Materiabiz
Para consultar el articulo original