domingo, 31 de julio de 2011

Humor inteligente con velo

¿Tan extraño resulta pensar en una musulmana independiente e inteligente que se rebele contra los tópicos y emplee el sarcasmo para combatir los prejuicios? Así debe ser cuando la iniciativa de Sanum Ghafoor levantó la polémica que generó en Twitter la misma noche que un terrorista cristiano sumió a Noruega en su peor pesadilla.
Sanum, británica de padres paquistaníes, acababa de conocer la tragedia cuando supo lo que venía a continuación. "Temía que empezaran a culpar a los musulmanes y no me equivocaba: una vez más, los medios empezaron a difundir que se trataba de un atentado islamista", lamenta en conversación telefónica desde Londres, donde reside. "La Fox News dedicó un espacio de unos cinco minutos para acusar a Al Qaeda. The Sun sacó en portada que había sido Al Qaeda. Resulta frustrante, pero así fue".
En vez de ofuscarse, esta joven musulmana de 19 años, de marcado espíritu crítico y alma de cómica -no en vano tiene un canal de vídeos en YouTube donde analiza actualidad en clave de humor- empleó todo su sarcasmo en combatir el rosario de acusaciones injustas que se hacía contra la comunidad musulmana. Y lo hizo mediante un hasghtag, una etiqueta, el sistema que emplea la red de microbloggings para identificar la temática de los comentarios. #blamethemuslims. Es decir, culpa a los musulmanes.

Utilizó todo su ingenio para ponerla de moda con tuits como los siguientes. "¿Te has tirado cerveza en la camiseta? #echalelaculpaalosmusulmanes ¿Que Inglaterra pierde la Copa del Mundo? #echalelaculpaalosmusulmanes ¿Tu mujer te ha dejado? #echalelaculpaalosmusulmanes”. “Mi conexión a Interner va muy lenta. #echalelaculpaalosmusulmanes”. “No queda leche para el café. #echalelaculpaalosmusulmanes”. “¿Dónde están tus deberes? Hice con ellos un avión de papel y ha sido secuestrado. #echalelaculpaalosmusulmanes”.

"Es que estamos arruinando el mundo. Desde el 11 de Septiembre el racismo está en aumento. Se culpa a todos los musulmanes de las atrocidades de unos pocos, cuando quienes atacan no tienen nada que ver con la religión. Pretender que todos los terroristas son musulmanes es gravísimo. Es como decir que el Islam ha llevado a cabo los atentados, que el Islam tiró las Torres Gemelas", continúa esta universitaria, toda vitalidad, al teléfono.
La iniciativa fue un éxito entre miles de indignados por la rapidez con la que los medios culpan a los musulmanes: una hora después, la etiqueta era usada 200 veces cada 10 segundos. Pero mucha gente no comprendió el sarcasmo que rodeaba la iniciativa y no faltaron desde insultos y amenazas a la joven hasta peticiones a Twitter para que eliminara el hashtag.
Hay quien ponía en duda que Sanum, que va velada, fuera musulmana. La joven ríe al recordarlo. "Entiendo que si hubiera partido de un no musulmán habría sido inaceptable. Y estoy muy agradecida a todos aquellos que comparten mi sentido del humor y se sumaron a la iniciativa".
Ella es de las que consideran que la autocrítica es necesaria para crecer y que las críticas son necesarias para que otros crezcan. Y los medios de comunicación se merecen muchas de sus críticas, dado que son los primeros en promover la islamofobia acusando a la comunidad mucho antes de que haya pruebas o reivindicaciones. "Los medios deberían concentrarse menos en buscar copias del 11 de Septiembre y más en promover el entendimiento entre culturas. No nos conocemos y por eso no nos entendemos, ese es el verdadero problema".

Noticia publicada en la edición digital del Diario El Mundo.