miércoles, 9 de noviembre de 2011

La fiesta del sacrificio del cordero en España

También conocida como Pascua musulmana, la Fiesta del Sacrificio se realiza en recuerdo del cordero que Abraham degolló como ofrenda a Dios en lugar de su propio hijo. Desde entonces, el pueblo musulmán mantiene la creencia de que si alguien hace el sacrificio de algún cordero, antes de que la sangre del animal llegue al suelo, Alá estará agradecido y los recompensará. En el Islam, el sacrificio se considera un acto mediante el cual la comunidad acepta los dones que Alá les ha entregado.
En España, según cifras de Webislam, la comunidad musulmana que reside en el país ronda los dos millones de personas (en el caso de la Comunidad de Madrid, aunque es difícil establecer cálculos, la cifra de musulmanes se acerca a las 100.000 personas ), que también se han unido a celebrar esta fiesta durante el fin de semana. Como curiosidad, la festividad coincide con el décimo día de del mes de Dhul Hiyya, el último mes del calendario islámico, que se rige por el calendario lunar, por lo que la Fiesta del Cordero puede variar de un día a otro su celebración en función del cálculo que se haga del comienzo del mes lunar. Por eso, en algunas zonas se ha celebrado el 6 de noviembre (por seguir el calendario de Arabia Saudí) y en otras el día 7 de noviembre (por el calendario marroquí).
En España, esta fiesta religiosa tiene carácter oficial y festivo en dos ciudades españolas, Ceuta y Melilla. Entre 2010 y 2011, ambas ciudades acordaron la celebración de la fiesta para el 7 de noviembre de este año. Sin embargo, en 2012 en Melilla se celebrará el 26 de octubre y en Ceuta el 27.
La jornada, que se realiza en un clima festivo en el que todos deben llevar vestimentas coloridas o nuevas, se estructura en tres partes: oración, sacrificio y celebración familiar. La parte del sacrificio se lleva a cabo cuando la gente vuelve de sus oraciones y se sacrifica un cordero (o cabra) por familia en función de su capacidad económica. Se considera un deber para el pueblo musulmán formar parte de esta fiesta y sacrificar un animal, que después será repartido entre la familia y la gente que no tenga capacidad económica para costearse su propia matanza.
En España, las salas de despiece han detallado que podían llegar a sacrificar entre 350.000 y 400.000 corderos en esa fecha, mientras que en Ceuta y Melilla estaba previsto que el sacrificio alcanzase unos 5.000 y 6.000 corderos respectivamente. Tal y como marca la legislación, el sacrificio debe realizarse en instalaciones adecuadas para ello tales como los mataderos o carpas específicas (como sucede en Ceuta o Melilla) aunque algunos musulmanes de áreas rurales lo realizan fuera de las instalaciones al modo tradicional, según ha recogido Efeagro.
A estos animales se les sacrifica siguiendo las prácticas permitidas en el Islam, también conocidas como halal. Pese a existir diversas formas de sacrificio una de ellas consiste en que el animal repose sobre su lado izquierdo mirando en dirección a La Meca, el matarife pronuncie una oración y proceda al corte de la tráquea, el esófago y las arterias principales de la zona del cuello para que se realice un correcto desangrado del mismo (ha de dejarse intacta la espina dorsal). El cordero debe estar en perfecto estado, no debe estar enfermo, ni cojo, ni tuerto. Además, para que evitar que el sacrificio por el rito Halal se realice a la vez que otras piezas de carne, los mataderos han podido acceder a un calendario especial y evitar confusiones.
En el caso de los musulmanes que se encuentran en La Meca, tras las oraciones ppracticadas por los peregrinos, éstos sacrifican un cordero o pagan a un matarife para que realice el sacrificio en su nombre, y después comparten su carne. Para la comunidad musulmana, es una fiesta de hermanamiento y de perdón, parecida a la fiesta de la Navidad para la comunidad cristiana.