martes, 13 de julio de 2010

Rasgos generales de la mediación intercultural

Durante los últimos tiempos la figura del mediador intercultural se ha estado generalizando en Europa, aunque los matices sobre la denominación de esta figura profesional son diversos: Por ejemplo se suelen denominar como “linkworkers” o trabajadores de enlace, en Inglaterra o Suecia; “mediadores lingüístico -culturales” o "interpretadores lingüísticos,  o más sencillamente como “mediadores culturales”, en otros muchos lugares entre ellos España. 
Los mediadores interculturales tienen como principal objetivo resolver cuestiones de tipo socio-jurídico, socio-laboral, sanitario, educativo desde el contexto del fenómenos de la interculturalidad, es evidente que todos los conflictos de nuestra sociedad no tienen como basa la diferencias de las culturas con la que nos encontramos pero si que los matices y la diferencias culturales son algo necesario para poder resolver de forma adecuada la cuestiones que se nos plantean cada día en una sociedad cada dia más intercultural como la nuestra.
En términos generales un mediador intercultural podría definirse como la persona “que ocupa un lugar estratégico en el ámbito social, que le permite a la vez recibir informaciones de carácter científico e institucional y transmitirlas de forma comprensible y eficaz al resto de la sociedad, que de otra manera o no recibirían las intervenciones o no estarían en condiciones de asumirlas, codificarlas y utilizarlas”. El mediador intercultural tiene por lo tanto la finalidad de ser un puente que acerque a personas que viven juntas pero que no comprenden del todo bien los puntos de vista y códigos de comportamiento del "otro". Y tambien cubre una función de "notario de la realidad intercultural" en el lugar en que realiza su actividad, porque la cultura es cambio y adaptación basandose en los parámetros y las respuestas culturales que están ha disposición de las personas. Es bueno tener esto siempre presente para que no caigamos en el error de creer que las respuestas culturales no pueden ser modificadas en función al nuevo contexto y la convivencia con otras culturas.
Si intentásemos dar una buena definición sobre la figura del mediador intercultural, deberíamos partir necesariamente de un punto de vista básico, como es que toda persona está dotada de una dignidad y que merece nuestro respeto, como tal persona y como ciudadano, sin importarnos la raza o su religión. Si tenemos en cuenta esta premisa el mediador intercultural sería la persona encargada de “ ayudar a los diferentes sectores de la comunidad a lograr un mayor conocimiento mutuo que facilite su participación para el logro de unos resultados educativos óptimos".
Las definiciones que hemos dado anteriormente pueden ser completadas por la que nos ofrece el profesor Giménez de una forma más académica pero bastante exacta en cuanto a su comprensión: “Entendemos por Mediación Intercultural – o mediación social en contextos pluriétnicos o multiculturales – como una modalidad de intervención de terceras partes, en y sobre situaciones sociales de multiculturalidad significativa, orientada hacia la consecución del reconocimiento del Otro y el acercamiento de las partes, la comunicación y comprensión mutua, el aprendizaje y desarrollo de la convivencia, la regulación de conflictos y la adecuación institucional, entre actores sociales o institucionales etnoculturalmente diferenciados”.