lunes, 19 de julio de 2010

Sobre mediación familiar en la Comunidad de Madrid

Estamos tratando de hacer un compendio de todas las leyes que se han aprobado sobre mediación para ponerla en internet para vuestra disposición. Como encontremos un enlace para descargar la Ley sobre Mediación Familiar en la Comunidad de Madrid pensemos que seria de utilidad el copiar la noticia con el enlace para descargar el documento ya que Madrid es un lugar que tiene muchos lectores en este blogg y se trata de una Ley que lleva poco tiempo en vigor por lo que quizás no sea tan conocida o fácil de encontrar publicada como las de otras comunidades autónomas.


La Ley de Mediación Familiar de la Comunidad de Madrid, publicada en el BOCM, con fecha 5 de marzo de 2007, “regula los requisitos que deben reunir los mediadores profesionales que realicen su actividad en la Comunidad de Madrid, su inscripción en el Registro de Mediadores Familiares y las normas básicas que rigen el procedimiento de mediación familiar” en esta comunidad. Los colegios profesionales son los encargados de registrar y actualizar a los profesionales, pero en un futuro se pretende establecer los criterios formativos que debe cumplir un mediador que desee registrarse en el mismo colegio. También se aprobó la creación del registro de mediadores del Colegio Oficial de Psicólogos donde se podrán registrar los colegiados en la correspondiente base de datos.
Desde hace tiempo, la familia está experimentando importantes cambios y transformaciones en un contexto sin poderse librar de los conflictos, por ello desde la mediación se plantea la resolución de los mismos desde métodos no contenciosos. Se les ofrece a las familias la posibilidad de llegar a resolver sus conflictos de manera pacífica intentando que las mismas personas lleguen a un acuerdo. Por tanto la mediación se presenta como un método alternativo para la resolución de conflictos, por ello surge la necesidad de contar con profesionales que se dediquen a este ámbito. Por eso se ofrece en la Comunidad de Madrid un programa formativo en base a una metodología teórico-práctica, en un espacio de entrenamiento en mediación, donde se trabaja con la integración de las técnicas y con las estrategias de mediación para el manejo de conflictos, trabajando siempre con casos reales.
Como bien se indica en la citada ley, la familia esta viéndose afectada por una serie de cambios que a menudo no es capaz de asimilar: divorcios, separaciones, peleas familiares… Por tanto, a pesar de los cambios, los conflictos siguen siendo una de las principales características de las familias, por ello resolver de manera adecuada los mismos es una tarea que deben realizar las familias. La disfuncionalidad de una familia no viene dada por la aparición de conflictos, ya que estos son normales, sino en la manera de solucionar los mismos. Por eso surge la necesidad en las familias del mediador para resolver de manera adecuada los conflictos pudiendo llegar a un acuerdo. Pero estos conflictos pueden ser de muchos tipos por lo que es tema muy amplio. Así que el mediador será el encargado de dar las herramientas necesarias a ambas partes, para llegar a un acuerdo.
No se trata de solucionar la vida a la gente, sino de dar la ayuda necesaria para que ellos mismos sean capaces de solventar sus problemas y llegar a un acuerdo. Por todo esto y ante la necesidad de la figura del mediador se ve necesaria la realización de cursos para formar a los futuros mediadores. La ley indicada afecta a la Comunidad de Madrid pero esta formación no se imparte solo en dicha comunidad, en la Universidad de Valencia, se ofrecen cursos de postgrado sobre mediación familiar, ya que ante la aparición de la figura del mediador las universidades se ponen en marcha para formar a los mismos, y no solo de manera teórica sino también de manera práctica. Se realizan talleres con casos reales, para que los alumnos adquieran todo lo necesario para este trabajo. Y por último, solo decir que en dicha ley se presenta la figura del mediador como un ámbito exclusivo del psicólogo, pero los educadores sociales también pueden trabajar como mediadores en los centros correspondientes.